“Trilogía de Guerra” de Dmitri Shostakovich

Imagen de "Trilogía de Guerra" de Dmitri Shostakovich

 

Hoy, 9 de mayo, se recuerda la victoria del ejército ruso (en ese entonces la Unión Soviética) sobre el ejército Alemán.

Dmitri Shostakóvich compuso 3 sinfonías en el transcurso de la contienda mundial, lo que se conoce como “Trilogía de guerra”. En este día tan especial para la humanidad las recordamos con 3 excelentes versiones.

 

La Alemania nazi, representada por el General Feldmarschall Wilhelm Keitel, firmó la rendición incondicional el 8 de mayo de 1945 a las 22:43 hora central europea (9 de mayo a las 0:43 hora de Moscú), ante el Mariscal del Ejército Rojo Gueorgui Zhúkov, poniendo fin así a la Segunda Guerra Mundial en el continente europeo.

La diferencia horaria explica por qué en los países occidentales la victoria se celebra el 8 de mayo (Día de la Victoria en Europa), mientras que en Europa Oriental se celebra en 9 de mayo.

Dmitri Shostakóvich compuso 3 sinfonías en el transcurso de la contienda mundial, lo que se conoce como “Trilogía de guerra”. En este día tan especial para la humanidad las recordamos con 3 excelentes versiones.

La Sinfonía n.º 7, Leningrado en do mayor, op. 60

Compuesta en 1941 y está dedicada a la ciudad de Leningrado, que al momento de la composición vivía el asedio por parte de los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Se estrenó el 5 de marzo de 1942 en Kúibyshev bajo la dirección de Samuil Samosud.

Obtuvo un notorio éxito tanto en la Unión Soviética como en el resto del mundo. Desde entonces es quizás una de las sinfonías más conocidas del compositor.

Según sus propias palabras, Shostakóvich quería expresar musicalmente a su país en guerra.

Inicialmente cada movimiento tendría un subtítulo que serviría para dar una idea programática de la obra, pero finalmente Shostakovich desistió de esta idea. Los subtítulos eran: “Guerra”, “Memorias”, “Los grandes espacios de mi patria”, “Victoria”.

La obra se estrenó en Kúibyshev, la capital temporal de la Unión Soviética durante la batalla de Moscú. Finalmente, el 9 de agosto de 1942 se interpretó la Séptima sinfonía de Shostakóvich en el recinto de la Orquesta Filarmónica en Leningrado, durante el peor momento del cerco a la ciudad.

Fue necesaria una muy meticulosa contra preparación de artillería para evitar un ataque directo al teatro, donde se encontraba presente la plana mayor del Ejército Rojo, el Partido Comunista y el Gobierno Soviético de la ciudad.

Además, la interpretación se transmitió por radio a todo el pueblo, lo que implicó que también la escucharan los alemanes, quienes intentaron detener la interpretación cañoneando el teatro, sin lograrlo.

La obra se estrenó en Nueva York el 19 de julio de 1942, dirigida por Arturo Toscanini. Las partituras habían sido llevadas en microfilmes en el apogeo de la batalla del Atlántico. Lograron grabar la interpretación y enviarla al autor, quien la calificó de trabajo “torpe y chapucero”.

Sin embargo fue un gran éxito y tuvo más de mil interpretaciones en los Estados Unidos durante la guerra, transformándose -también en occidente- en un símbolo de la lucha del pueblo soviético contra el fascismo.

Sinfonía n°8

Dmitri Shostakóvich compuso su Sinfonía n.º8, opus 65 en 1943. Se trata de una nueva sinfonía de guerra, más introspectiva, concentrada y violenta que la anterior, que profundiza en la tragedia de la “Gran Guerra Patria”.

Consta de cinco movimientos. Los tres últimos de los cuales se suceden sin solución de continuidad: Adagio – Allegro non troppo, Allegretto, Allegro non troppo, Largo y Allegretto.

Sinfonía n°9

La Sinfonía n.º 9, Op.70 de Dmitri Shostakóvich fue compuesta en 1945, tras el final de la Segunda Guerra Mundial en Europa. Se estrenó el 3 de noviembre de 1945 en Leningrado, por la Filarmónica de Leningrado, bajo la dirección de Yevgeni Mravinski.

Las autoridades estalinistas esperaban una apoteosis triunfal de una trilogía de sinfonías de guerra (véanse las sinfonías n.º7 y n.º8), con una especie de “Sinfonía de la Victoria”, con gran despliegue de coro y solistas, a la manera de la novena de Beethoven, tal como el propio Shostakóvich había anunciado.

Sin embargo, el compositor les indignó componiendo en su lugar una sinfonía en forma de suite en cinco movimientos, de carácter alternativamente satírico y melancólico, que provocó un gran debate tras su estreno.

 

Por Maxi Luna

Fuente: http://es.wikipedia.org/

 

Leer anterior

Ciclo de Conciertos Auditorio AMIA

Leer siguiente

“Humo negro” en la Filarmónica de Berlín