Ramin Djawadi, fue el verdadero dueño del trono

El compositor de 'Game of Thrones' Ramin Djawadi

Han pasado diez años desde que Juego de tronos llegó para sacudir nuestras vidas. El 17 de abril de 2011, HBO estrenó su piloto, con título ‘Winter is coming’. Una frase que también llegó para quedarse, y que nos acompañó hasta el 19 de mayo de 2019, en el que se emitió su final.

 Dragones, zombies, magia, traiciones, espadas legendarias. La serie tuvo todo, pero su impacto no sería el mismo sin su arma secreta: Ramin Djawadi.

Conocé al compositor responsable de la verdadera Canción de Fuego y Hielo.

 

Por Iván Gordin.

Lejanos son ya los tiempos en los que Bach dominaba el repertorio de los cellistas. No, las familias ya no se contentan con escuchar a su sobrino/hijo/primo/nieto ejecutar algunas de las partituras que han aprendido en el conservatorio. No señor, ahora el cello es parte del no tan honrado salón del fogón; el instrumento ahora cuenta con su propio “Rasguñas las piedras” y va acompañado de una frase particular: “Toca la de Gueim of Tron”. Yo-Yo Ma podría insultar a HBO, pero el verdadero responsable es un compositor alemán-iraní, culpable de escribir una de las melodías más pegadizas y épicas que se hayan escuchado alguna en la televisión. El responsable en cuestión tiene nombre apellido: Ramin Djawadi, y desde 2011, es el indiscutible dueño del trono en lo que respecta a música incidental.

Hijo de padre alemán y madre iraní, nació el 19 de julio de 1974 en Duisburg, en la entonces República Federal Alemana. Después de graduarse con honores del Berklee College of Music en Boston, Djawadi llamó la atención de su compatriota Hans Zimmer (El Rey León, Gladiador), quien decidió reclutarlo para trabajar en Hollywood.

Ramin emprendió sus primeros pasos junto a un peso pesado de la composición cinematográfica y haciendo arreglos para películas tales como Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra (2003), Alguien tiene que ceder (2003) y La isla (2005). El dúo obtendría varios palmarés, incluyendo un Premio ASCAP (Sociedad americana de compositores, autores y editores) por su trabajo en Batman Inicia (2005).

Con el reconocimiento de sus colegas, llegaría la oportunidad que lo catapultaría definitivamente a la fama mundial. No obstante, la oportunidad llegaría por un descarte. Stephen Warbeck (Shakespeare apasionado, Billy Ellliot), era originalmente el encargado de componer la banda sonora de Game of Thrones, pero tuvo que renunciar a último momento, y Djawadi fue contactado de urgencia por HBO. Inicialmente, el compositor rechazó la oferta por un conflicto contractual, pero fue la fusión de influencias étnicas lo que lo convenció para trabajar en la entonces desconocida saga de George R.R. Martin. “Recibí una llamada, y luego se organizó una reunión. Antes de juntarnos, me fueron enviados los primeros dos episodios de la primera temporada para su revisión. Los vi y me quedé boquiabierto; ya estaba claro entonces cuán grande y qué complicada sería la serie. Después de eso, nos reunimos y hablamos de conceptos musicales”.

Al igual que en la narrativa de Martin, quien logró una subversión absoluta de todos los arquetipos del género fantástico, Djawadi quiso alejarse lo máximo posible a la banda sonora que hace unos pocos años Howard Shore había creado para El Señor de los Anillos. Leitmotivs limitados, reservados a instancias particulares, nada de flauta y una prominencia de graves para otorgar una estética más ominosa al argumento. Recordemos que el carácter épico de GoT es solo una parte de la historia; hay una densidad importante de diálogos y los temas no pueden tomar protagonismo constantemente ya que pueden distraer al espectador. Aún así, Djawadi brindó una buena cantidad de melodías memorables, a tal punto que el momento más recordado de la serie, “La Boda Roja” está signado por una partitura suya (The Rains of Castemere).

Si bien su aproximación no es historicista, Ramin toma prestada una resonancia instrumental medieval para elaborar una composición estilísticamente romántica. Este mestizaje a funcionado tan bien, que parte del fenómeno de popularidad de la serie se ha trasladado a una gira mundial donde Djawadi presenta su banda sonora en algunas de las salas más prestigiosas de Europa.

La música de Game of Thrones le ha valido varios premios de la industria, entre ellos, la Mejor puntuación original para una serie de televisión en la International Film Music Critics Association 2016, y una composición musical sobresaliente para una serie en la 70ª edición de las Artes creativas de Primetime Premios Emmy.

Leer anterior

Gustavo Dudamel, nuevo director musical de la Ópera de París

Leer siguiente

Preludios de Debussy, por Gregorio Szames