Piazzolla por…

Frases acerca de Piazzolla

Las creaciones de Astor Piazzolla, quien nació un 11 de marzo de 1921 en Mar del Plata y falleció un 4 de julio de 1922 en Buenos Aires, se han convertido en verdaderos clásicos de la música universal contemporánea.

Hoy, en su aniversario de muerte, recordamos algunas frases dedicadas al gran músico argentino.

 

Astor Piazzolla

“Tengo una ilusión: que mi música se escuche en el 2020. Y en el 3000 también”.


Pipi Piazzolla

“A mi abuelo no le gustaba que tocaran su música como él. Por eso yo no dudé en animarme a jugar con algo diferente.

Él me regaló mi primera batería y también fue uno de los que me convenció para que siga con la música y no vaya a la facultad.

Su música sigue siendo actual. Cuando la compuso era la música del futuro y ahora estamos transitando ese futuro. Es una música global, una música integradora. Una música que tiene clásica, tiene jazz, tiene tango, tiene todos los estilos adentro. Es una música de verdad muy difícil de superar.

Si vos tocas un concierto más vale que pongas a Piazzolla en último lugar porque después de hacerlo medio que no queda nada más.”


Pedro Aznar

“Astor fue alguien que supo fusionar y abrir el tango a nuevas influencias y además a sus raíces africanas. A las raíces que vienen por el lado del candombe, de la habanera. Eso le imprimió a la música de él una potencia rítmica tremenda, más allá, por supuesto, de su increíble don melódico, su don de improvisador, su don de armonizador y orquestador exquisito.”

 


Néstor Marconi

“La calidad se impone, se impuso en la  gente,  se impuso en el público. Yo digo siempre que hoy Adios nonino es tan popular con otra época había sido La cumparsita.”

 


Daniel Rosenlfed, director de Piazzolla. Los años del tiburón.

“Él fue testigo de un cambio de época, de un cambio de siglo, y eso está en su música también.”

 


Raúl Lavié

“Es interesante que constantemente haya homenajes y presentaciones de distintos artistas dando su impronta y mostrando su talento con la música o cualquiera sea su arte relacionado con Astor Piazzolla.”

 


Pablo Boggiano

“Luego de más de 20 años en Europa viviendo puedo corroborar que Piazzolla es uno de los compositores americanos más vigentes en todas las salas de conciertos y en los lugares más exclusivos donde los compositores puedan añorar ser programados. Celebro con enorme entusiasmo los 100 años del gran compositor Astor Piazzolla”.

 


Daniel Binelli

Recibió su primer bandoneón de la mano de su padre, un músico aficionado. A los 15 años quedó fascinado con la música de Piazzolla tras escucharla en la radio y se propuso tocar como su ídolo, sin saber que muchos años más tarde terminaría tocando a su lado en el mítico sexteto, última formación de Astor.

¿Cómo llegaste a tocar con Piazzolla? Pasaste de ser un admirador a tocar codo a codo con él.

Su música me fascinó desde los 15 años cuando lo escuché por primera vez, luego lo seguí durante toda la vida. Cuando venía de afuera yo lo llamaba y lo iba a visitar. Él me traía cassettes de lo que había grabado para que escuchara. Y esas novedades eran para mí muy enriquecedoras. Cuando logré entrar en el New Tango Sextet en 1989, además de admirarlo, para mí fue el espaldarazo definitivo a mi carrera, desde el punto de vista de estar al lado de un músico de su talla. Algo que no era nada fácil porque era un hombre con características absolutamente individualistas. Yo tocaba la segunda voz pero además sostenía con las armonías que él escribía todos los coros que él tocaba y las improvisaciones con ese tufillo de jazz, pero que fundamentalmente eran tango. Yo creo que eso fue porque él vivió también mucho tiempo de chico en el Bronx de Nueva York, eso lo llevó a tener esa tremenda visceralidad de creador.

En el sexteto convivieron, además de Piazzolla, tres grandes arregladores y compositores: Gandini, Bragato y vos, ¿fue casualidad o era algo que a Astor le interesaba especialmente?

Desde luego, eso tenía un sentido. Bragato era el amigo más cercano de él. El cellista hace poco fallecido. Fue un hombre que le escribió casi toda la música a Piazzolla. Cuando empezamos el sexteto él pasó todas las partes de violín al cello, o sea que se convirtió en un grupo oscuro, pero ese sonido oscuro sin violín, fue absolutamente novedoso. Gandini aportaba su sapiencia también muy especial porque era un hombre que tenía un tremendo desarrollo de la música, un hombre que era un músico anfibio. Estaba en todas: hacía tango, hacía clásico, contemporáneo, jazz, conocía y además componía. No fue casualidad la intervención de Gandini, le interesaba a Astor especialmente.

¿Tenían participación en el armado de los temas o ya los traía totalmente cerrados?

No, no. Piazzolla los traía totalmente cerrados y en lo único que había un poco de libertad y se podía hablar era la improvisación, pero con él vigilando todo. Si le tocabas una armonía o le hacías una armonía diferente te podía cortar la mano, porque él sabía muy bien lo que quería y en el momento que lo quería. Él escribía de tal manera y ponía tales acordes porque los necesitaba. Si no los sacaba de inmediato.

Se sabe que Astor era muy bromista ¿Tenés alguna anécdota en ese sentido?

Sí, era una persona muy bromista, hasta sus últimos días lo fue. Él tenía 69 años cuando yo entré al sexteto y su vida siempre fue un camino de ida, no de vuelta. Decía que un músico nunca tiene que estar cómodo, que los organismos estables no sirven,  “achanchan”, y yo siempre seguí esta idea.

Volviendo a lo de la anécdota, una vez en Alemania salió a las 10 de la mañana a comprar algunos elementos para defensa propia porque decía que robaban bastante. Entonces compró líquido para los ojos y un talero y después nos corría a nosotros por los camarines. Era muy bromista hasta que decía “Se acabó la joda, vamos al escenario”. Pero antes de eso no se hablaba de música, se hablaba de cualquier otra cosa. Cada tanto se acordaba de alguna historia pasada y tocaba un tema o cosas así.


Leer también:

Pedro Ignacio Calderón acerca de Astor Piazzolla

Horacio Lavandera: Piazzolla hizo su estilo auténtico

Revista Música Clásica 3.0 dedicada a Piazzolla

Leer anterior

Carlos Kleiber: “Estoy perdido para este mundo” – Documental

Leer siguiente

5 obras imperdibles de Astor Piazzolla