Nicola Piovani un sueño en cantata

Imagen de Nicola Piovani un sueño en cantata

PH: Enrico Fantoni

 

Un sutil diorama se abre lentamente al comenzar un recorrido delicado por una historia rearmada por el ganador del Oscar Nicola Piovani. “La vita Nuova” es una cantata de composición original nacida del corazón y mano del compositor del soundtrack de la Vida es bella, estructurada con total coherencia musical pero alimentada de elementos suaves, muy pensados, ubicados y representados a lo largo de este relato, que no da lugar a otra cosa sino a la sorpresa agradable de un coqueteo incesante entre lo italiano, lo clásico y lo contemporáneo.

Cada página de este cuento en pop-up está modelada por matices, con figuras formadas naturalmente a partir de los diálogos entre sus protagonistas.

La creación de Piovani orquestó un lujoso clima con color de otro siglo que, por cortos momentos, envuelve el sonido con un aire italiano de esos que están esencialmente incrustados en un tango bien contemporáneo, aún no sé cómo explicar esa sensación que tuve, era un sonido muy calado en la intención, en el todo. En fragmentos la obra entraba en un umbral que sentí bastante cercano, hasta que gracias a un comentario y una referencia, entendí que se trataba de un deja vú de la Onda Nueva de Aldemaro Romero. Un túnel místico que unía la transición de (un no tan joven) Dante y la soprano, con pasajes cubiertos de jazz liderado por la percusión y el saxo en un delicioso e inesperado fraseo.

Frecuentemente, la sutileza de la joven soprano italiana Valentina Varriale, evoca a una inocente, tímida y muy joven Beatrice que se mezcla con un apasionado intercambio con el violoncello (no podía ser distinto) y que daba sentido a la cantata y, a la unión romántica intercalada con la participación de Dante, interpretado por el actor Oreste Valente.

La obra está escrita para que las cuerdas jueguen incesantemente entre el valor histórico de la obra de Dante y la genialidad del compositor que lleva la experimentación con elementos impensables a lugares que resultan conocidos internamente aunque nunca estuvimos ahí.

La contemporaneidad de Piovani es experimental pero no delirante, es arriesgada pero inteligente, es una oportunidad de crear mundos, ambientes, sensaciones y sin embargo, ser fiel a una línea narrativa. Es esa magia de los compositores de nuestra época, que tienen bajo su responsabilidad mover millones de corazones que se unen para disfrutar historias frente a una pantalla, pero que sin esa música, sería una historia incompleta.

La oportunidad única que nos brindó esta propuesta, fue la de sentarnos como espectadores frente a La Vita Nuova. Una hora y diez minutos para vivir, escuchar e imaginar una historia que ocurría frente a nosotros. Esa historia nos llevaba tranquilamente de la mano en un paseo por la creación de Piovani (Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de Francia), lo que soñó en términos vocales, la orquesta y el abrazo del jazz que sorprende y sonríe cada vez que aparece para saludarnos.

Por. Nahomi Martínez


Nuova Harmonia 2018

LA VITA NUOVA

Director: Nicola Piovani.

Actor: Oreste Valente.

Soprano: Valentina Varriale.

Junto a la Orquesta Académica de Buenos Aires.

Leer anterior

Convenio de cooperación entre la UNA y la Banda Sinfónica Nacional de Ciegos

Leer siguiente

«Aída» Homenaje a los 110 del Colón