Naxos: Primera compañía en música clásica en sacar contenidos en español

Imagen de “Somos la primera compañía en música clásica en sacar contenidos en español”

Philippe Adelfang es un compositor y profesor argentino que reside hace más de 15 años en Canadá, donde está a cargo de ventas y mercadeo de Naxos of America.
Desde hace 2 años dirige Naxos en Español, con el fin de difundir los y las artistas del sello en nuestro idioma. Esto incluye generar todo tipo de contenido: playlists, entrevistas, podcasts, mailing y redes sociales exclusivas.

Aquí nos cuenta más acerca del proyecto y también del futuro de la industria discográfica.

 

Por Gabriela Levite
Contanos un poco acerca de tu trayectoria. Sabemos que sos músico, compositor, profesor, pero… ¿cómo llegás a trabajar en Naxos?

Sí, yo soy músico, soy profesor de composición del Conservatorio Nacional de Buenos Aires. Mi vida en Argentina siempre estuvo ligada a ambas cosas, a mi veta de compositor y de profesor. Trabajé como compositor realizando música para obras de teatro, pero me dediqué principalmente a enseñar.

En el último tiempo daba clases en el Conservatorio Piazzolla, pero después de la crisis del 2001 surgió la posibilidad de irnos con mi mujer a probar suerte a Québec, Canadá. Hace ya 16 años emigramos.

Al principio (en Canadá) comencé a trabajar en una fábrica de órganos, una experiencia muy interesante. Luego surgió la posibilidad de sumarme como representante de Naxos, hace ya 12 años, y mi puesto fue cambiando en todo este tiempo. Los cambios se fueron ajustando a la evolución de la industria musical. Principalmente a partir del 2010 o 2012, cuando todo comenzó a ir hacia lo digital.

¿Cómo surge y cuáles son los objetivos de Naxos en español?

Naxos en Español es muy joven. Lo hemos lanzado oficialmente hace menos de dos años, bajo una idea e iniciativa de nuestro vice presidente Raymond Bisha. Por mi español fui la primera persona a cargo, pero ahora ya hay otras personas que trabajan conmigo en este proyecto: nuestra co-editora María Cortina-Borja, Blanca Llamas encargada del boletín y You Tube, y nuestro director de arte Jefferson Rodriguez para toda la parte visual.

Muy reciente, una lo ve y da la sensación de que lleva muchísimos años.

No, es muy nuevo. La idea fue realizar todo lo referido a social media en español también, así que fuimos creando de a poquito Facebook, Twitter, y después incorporamos Instagram.

Naxos es una compañía internacional que tiene como lengua principal el inglés y diferentes sedes en todo el mundo, este es uno de los motivos por los cuales a los artistas les gusta tanto, ya que una producción suya tendrá cobertura en todos los continentes. Por eso fue realmente una idea fantástica que la empresa haya querido volcar todo el contenido de sus novedades y de sus artistas en español. Es realmente una novedad, no solo para Naxos sino para la industria en general, ya que no se ve casi en la competencia.

¿Qué relevancia tiene el mercado latinoamericano?

El continente latinoamericano tiene una importancia muy grande para todo lo que es el streaming, realmente el mercado es muy importante. Somos la primera compañía en música clásica en sacar contenidos en español, las grandes compañías como Warner y Universal no invierten en ese aspecto como nosotros. 

Hemos notado a través de las campañas publicitarias en Facebook e Instagram que el mercado es amplísimo. Además para acceder a los contenidos de Naxos en Español, el público no tiene que pagar nada, simplemente tiene que ir a escuchar una playlist.

Somos la rama de Naxos internacional que más ha difundido el contenido, llegamos a más de 200 millones de personas. Es increíble el apetito que hay por escuchar música clásica, en todas sus variantes, y todo lo que viene acorde: reportajes, conciertos, etc.

Fue muy atinado informar en español, poder escuchar en nuestra propia lengua las novedades, reportajes, explicaciones, para así hacer más accesible la música clásica en Latinoamérica. 

Desde que estamos haciendo estas promociones de difusión tenemos sorpresas, por ejemplo uno de los países que más nos sigue es Venezuela, y con todos los problemas que está pasando evidentemente hay también necesidad de desahogo y mucho interés en la música. También Argentina y México, que son tradicionalmente dos de los países con más presencia, pero realmente vemos mucho interés en toda Latinoamérica. 

¿Cómo fue adaptarse a todos los cambios tecnológicos que fueron surgiendo en estos años?

En Canadá no se ve mal hacer cambios de posición, rubro o hasta comenzar algo nuevo a cualquier edad, tengas 40, 50 o más años incluso. La clave para mi fue adaptarme a todo lo que iba cambiando. No es tan complicado adaptarse a los cambios tecnológicos, es fundamental tener la cabeza abierta.

A mí me favoreció que siempre estuve solo para hacer funcionar un montón de ideas, proyectos, nadie te dice cómo hacerlo. Se puede pensar como algo terrible, pero la verdad ese ejercicio genera una escuela perfecta. Me adapto a todo. No hay que olvidarse que soy argentino y que nosotros nos adaptamos a todo desde que nacimos (risas).

Antes de la pandemia el mundo musical estaba yendo cada vez más hacia lo digital ¿se ha acentuado aún más esta tendencia en estos meses? 

No ha cambiado absolutamente nada en la tendencia de la gente a consumir la música a través de plataformas digitales, ya sean de streaming o que se compren el álbum por Itunes, por ejemplo. Es imposible volver atrás en el consumo de streaming. Lo que hizo la pandemia, por ejemplo en América del Norte donde todavía hay negocios de música, es dar el golpe de gracia, porque a partir de marzo hasta ahora la gente se volcó a comprar absolutamente todo por internet. Entonces compañías como Amazon están mejor que nunca porque todo el mundo compra todo, desde la comida hasta el los discos, de forma online. Se acostumbraron a eso. Todo el mundo compra todo a distancia, si antes había un 40% ahora es casi el 100%. Creo que las disqueras van a estar cada vez un poco más remitidas, aunque un medio que sigue con éxito es el retorno del vinilo. Pero escuchar música con tu teléfono, con tus auriculares, mientras estás viajando en transporte público, inclusive mientras estás corriendo, es perfecto. El escuchar digitalmente es casi natural.

Escuchar música con tu teléfono, con tus auriculares, mientras estás viajando en transporte público, pero inclusive mientras estás corriendo, es perfecto. 

¿Se siguen fabricando discos físicos en Naxos? 

Ninguna compañía ha dejado de fabricarlos. El cero no existe ni va a existir nunca. La parte física es muy importante: representa un 40%. Y si bien va bajando, antes paulatinamente y ahora de forma más abrupta, se siguen vendiendo.

¿Cómo hace un sello discográfico para sobrevivir en esta realidad?

Lo novedoso que está pasando con las compañías y también con pequeños sellos independientes, para sobrevivir durante la pandemia, es que están viendo cómo hacer conciertos virtuales en donde pueden, los artistas mismos o los sellos, vender tickets a través de internet y buscar cierta comercialización independientemente de los canales habituales. Creo que todos los artistas se van a volcar cada vez más a una industria lúdica a través de internet, es la revolución que está pasando ahora.

Los artistas necesitan poder expresarse y la industria discográfica está muy relacionada con los artistas porque ellos son el motor que provee las nuevas grabaciones. Ese motor está también muy vinculado a todo un calendario de conciertos, que ya estaba muy aceitado, y si eso se corta tiene que haber un reemplazo. Así que todas las grandes orquestas, las grandes salas de conciertos lo están haciendo. Qué resultado habrá, si la gente estará ahí, de esa forma, por siempre, no lo sé…

El tema también es que hubo mucha oferta gratuita al comienzo de la pandemia. Pasar a ser pago es algo que siempre cuesta, ¿no?

Muchísimo. Lo que pasó es que los artistas se quedaron sin la posibilidad de hacer los conciertos planeados y, si bien el concierto tiene su parte comercial, ese no es el objetivo principal del artista. El artista necesita expresarse. Además, se tiende a producir una comunión entre el público que está de un lado y el artista que está del otro, y eso no se está reemplazando con los conciertos virtuales, que pasan a ser más como Netflix de la música clásica. No se produce esa catarsis y es ahí en donde veo que llegó el límite del medio. Va a haber que reinventarse. Desde los griegos hasta ahora siempre hubo conciertos. Concierto es que haya público de un lado, artista del otro. Allí se produce una energía especial que de alguna manera van a tener que seguir, porque la gente que estuvo confinada se dio cuenta cuánto quería ir a un concierto, ir a un teatro. En realidad lo que quiere la gente es el contacto.

¿Cómo ves el futuro de la música clásica luego de la pandemia?

Espero que se mantenga cierto calendario de conciertos porque si no  ahí sí se va a hacer necesaria una gran reinvención. No se puede concebir la cultura occidental sin la música y sin los conciertos.

La parte interesante de estos tiempos es que ahora todo el mundo puede, si quiere, expresarse. Hace 20 años atrás era mucho más complicado pero ahora no. Los artistas siempre van a volver porque el artista hace lo que hace porque lo que quiere siempre es transmitir un mensaje. La obra tocada es un mensaje.

Lo que está pasando ahora, desde el punto de vista de los medios, es una revolución que nunca pasó antes. La necesidad hizo que los artistas estén haciendo cosas increíbles: están utilizando la tecnología para estar más activos y más cerca del público que nunca, y me parece que va a ser un poco dónde hacia dónde va a ir el futuro. También la exploración de la parte digital, los conciertos digitales, todo eso va a quedar y me parece que incluso se van a desarrollar.

No se puede concebir la cultura occidental sin la música y sin los conciertos.

Y volviendo a Naxos, ¿cuáles son los planes concretos de Naxos en Español?

Hicimos un proyecto para apoyar lo que en Norteamérica llaman el Día de la Hispanidad y enseguida advertimos que era el marco perfecto para mostrar las muchísimas grabaciones de artistas latinoamericanos que tiene Naxos, que son espectaculares. El proyecto se llamó Nuestra Música y nos fue muy bien, hemos logrado que 20 millones de personas conozcan, escuchen y aprecien las playlists. Inclusive fue más que música clásica porque una de las playlists la hicimos con música de raíz popular: bachata, reggaeton, samba, música brasilera, peruana, del altiplano, todo, todo. 

La filosofía detrás de este proyecto es hacer cosas con las que la gente se sienta identificada. O sea, Naxos en Español tiene por un lado el objetivo de difundir en español todo lo que hacen sus artistas, pero a su vez mostrar la música latinoamericana, tanto de compositores como de intérpretes. Además todo es 100% digital y, en la medida de lo posible, gratis. Lo único que pedimos es que nos sigan.

Realizan muchos podcasts, algo que ha ido en auge también estos últimos años…

El podcast es una de las cosas que hice desde el comienzo de Naxos en Español. Permitió sumar a los artistas para que hablen de sus obras. Es agregar contenido periodístico a la música, un producto que me gusta mucho hacer. 

También hacemos un boletín mensual, que sirve de recordatorio, con algunas de las noticias destacadas, podcasts incluidos. Y le hemos sumado nuestro propio canal de YouTube.

Esta nota se escribió para nuestra revista digital Música Clásica 3.0 del mes de noviembre.https://www.yumpu.com/es/document/read/64920168/musica-clasica-30-n-18/18

¡Suscribite y recibí la revista todos los meses, gratis, en tu mail!

Leer anterior

Nadia Muzyca: “Todo el país unido en una misma clase y en una misma pasión”

Leer siguiente

Viajes, de Claudio Ceccolli, referente de la guitarra de 8 cuerdas