Mimi Stillman: “La música clásica es algo que vive, que crece. Siempre estamos añadiendo obras nuevas”

Entrevista a Mimi Stillman - Curtis Institute

Mimi Stillman dio el salto de niña prodigio a artista inimitable. A los 12 años, era la intérprete de viento más joven admitida en el prestigioso Curtis Institute of Music (récord que aún mantiene), donde estudió con los legendarios Julius Baker y Jeffrey Khaner y obtuvo su licenciatura en Música. Además ha ganado numerosos concursos y premios.

Aquí hablamos de sus comienzos, de su popular proyecto “Música en tus manos” para atraer a la comunidad latina de EE. UU. a la música de cámara, de su relación con la música contemporánea (con su agrupación Dolce Suono Ensemble han realizado más de 55 estrenos mundiales) y por supuesto también de su paso por el Curtis Institute of Music como estudiante y ahora como docente, y mucho más.

 

Por Maxi Luna.

Hablás perfecto español, me sorprendiste.

Mis padres son escritores de libros para aprender idiomas, especialmente el español y francés. Así que a pesar de ser de Boston, Estados Unidos, en mi casa siempre se habló en español, nos criaron en español y en inglés, por supuesto.

Comencemos con el principio ¿Cuáles son tus primeros recuerdos con la música? Comenzaste tocando flauta dulce y luego llegaste a la flauta traversa, ¿no? 

Mi madre siempre tocaba el clarinete y le enseñó a mi hermano a tocarlo de niño. A mí me enseñó a tocar y leer música desde los 5 años pero yo me enamoré del sonido de la flauta. A los seis años empecé a tocar la flauta ya con profesores; siempre supe que quería ser música, desde muy chica.

Hay un video en tu canal de YouTube de cuando tenías 12 años, realmente muy lindo, ya tenías una formación muy fuerte.

Muchas gracias. Sí, estudiaba música muy seriamente, me encantaba dar conciertos, pero fue el flautista extraordinario Julius Baker quien me cambió la vida. Me invitó a audicionar y luego a estudiar con él en el Instituto de Música Curtis. Julius Baker era el flautista principal de la Filarmónica de Nueva York y fue como un abuelo para mí porque yo tenía 11 años y él ya tenía más de 70.

 

Leí que fuiste la instrumentista de viento más joven admitida en Curtis…

Sí, es cierto. Y creo que aún tengo el honor de ser la más joven (risas). Yo comencé a los 12 años en Curtis. La atmósfera era como de una familia pequeña, muy calurosa y fue un lugar perfecto para mí en todo sentido, para estudiar, para tener formación con todos los profesores y directores famosos del mundo que pasaron por allí.

Afortunadamente yo gané mucha experiencia tempranamente, gané varios concursos para empezar la carrera como solista de adolescente y fue muy importante para mí tener esta experiencia de joven con el conservatorio Curtis.

Comentaste que ganaste muchos premios, ¿cuál es la importancia de los concursos para construir una carrera?

Aunque sí he ganado varios premios tampoco crecí pensando en definir mi éxito con premios. Creo que cuando somos músicos jóvenes es muy importante tocar conciertos o tener experiencia, y si los concursos forman parte de la experiencia de tocar para músicos y para el público, eso ayuda.

Para mí fue importante ganar concursos, pero también empezar a tocar conciertos como solista, empezar a tocar mucha música de cámara, en orquestas. Enseñar también, siempre lo he hecho. Fue muy significativo tener experiencias diversas con muchos conciertos y también concursos para formarme como música, pero nunca pensé que fueran lo único importante.

¿Qué nos podés contar de tu relación actual con el Instituto Curtis?

Una relación que dura y dura. Primero, como egresada porque tengo muchísimos amigos y colegas con quienes toco. Soy fundadora y directora artística del Dolce Suono Ensemble y muchos son egresados de Curtis, es como una familia. Segundo, como docente también realizó giras por América y también enseño en los programas de verano -desde la pandemia- en línea.


Curtis on Tour ofrece conciertos online a las audiencias de América Latina.

A través de este link podrás encontrar información y ver los conciertos: Curtis.edu/LatinAmerica

La entrada es gratuita y no requiere inscripción previa.


 

Con respecto a las masterclasses, vas a hacer una pronto en Chile y en México ¿Qué lugar tiene la enseñanza en tu vida y cuál es la importancia de aprender música?

En esta ocasión serán online porque desafortunadamente no podemos visitarlos en Latinoamérica por la pandemia, es muy triste porque me encanta viajar a países hispanohablantes y estar con todos de ustedes allí.

Me encanta enseñar y yo siempre aprendo mucho al hacerlo. Vengo de una familia de profesores y crecí en un ambiente de estudio y de esfuerzo intelectual. Me encanta trabajar con estudiantes de todas las edades. También cuando doy masterclass para universidades me gusta porque puedo ayudarles a formar sus carreras como artistas.

También tenés un Magíster en Historia ¿Cuáles son tus intereses en este campo?

Sí, en historia general, aunque para mi maestría escribí la tesis sobre un aspecto del compositor francés Debussy y la influencia de la música de Asia.

Para mí fue increíble tener esa oportunidad porque me gradué de Curtis cuando tenía 17 años, había ganado un concurso, estaba tocando como solista y disfrutándolo muchísimo, pero también quería aprender más, no quería dejar de estudiar y siempre me han encantado las humanidades, especialmente la historia. Aprendí muchísimo y ahora mezclar la música y la historia es una clave de mis proyectos como artista. Las grabaciones, los programas, los proyectos muchas veces tienen cercanía entre la música y la historia. Trato de poner la música en un contexto más grande.

Realizaste un proyecto bastante llamativo, ibas tocando por todos lados la obra Syrinx de Debussy, ¿cómo fue esa experiencia?

Eso fue algo muy divertido para mí y algo muy personal. En el año del aniversario 150 de Claude Debussy, mi agrupación Dolce Suono Ensemble se enfocó en la música de él pero yo quería hacer algo más. Ahí surgió Syrinx Journey, donde toqué Syrinx todos los días durante un año.

Esta pieza para flauta es una obra maestra y es una de las obras más importantes jamás escritas para flauta solista. Muy corta, de dos minutos y medio, pero refleja todo el genio de Debussy. Con mi proyecto la toqué cada día e hice un video -en realidad 366 videos (risas)- y escribía algo en mi blog cada día durante todo el año del aniversario. Fue tan lindo porque además lo hacía dónde estuviera, muchas veces fue en Estados Unidos sí, pero también en Israel, en Italia, al aire libre, en salas de conciertos, dónde fuera. Siempre con un enfoque diferente.

 

Tenés una gran presencia en las redes, ¿cuál crees que es la importancia de esta forma de comunicación? 

Los medios sociales son excelentes para compartir música, pero es tan diferente a cómo era. Antes uno no quería sacar todo de una vez porque querías que la gente asistiera a los conciertos, pero yo creo que la tecnología nos ayuda mucho. Durante esta pandemia, que fue horrenda para la humanidad pero especialmente para los artistas y músicos por el hecho de no poder juntarnos, de no poder compartir música con el público, he realizado livestreams y aprendí mucho sobre la tecnología. También di clases online y toqué conciertos para todo el mundo de forma virtual.

Hice masterclass en Italia, Francia y México y sí, la virtualidad nos ayuda mucho, pero no puede reemplazar al hecho de tocar en vivo.

Si bien comenzó como una necesidad por la pandemia, ¿crees que vas a continuar usando esta modalidad?

Con mi agrupación Dolce Suono Ensemble estamos muy contentos de poder volver a tocar con público otra vez pero también vamos a tener una opción de escuchar y ver videos en línea. Una opción virtual para todos los conciertos. Yo creo que tenemos que ofrecer las dos opciones: el vivo y lo virtual; así que creo que sí va a durar.

Como soy guitarrista clásico me llamó mucho la atención también un disco que realizaste con flauta y guitarra y que hacías Piazzolla, por ejemplo.

¡Qué lindo! Sí te voy a comentar que me encanta la música de Piazzolla. También el tango, me encanta escuchar a Gardel. Tengo tanto cariño, no solamente por la música argentina, sino por el país, es que yo crecí con “abuelos porteños” que no fueron mis abuelos de sangre pero pasaron mucho tiempo con nosotros.

 

Evidentemente el estilo de alguna forma u otra te ha llegado y lo has logrado interpretar muy bien. Hablando de música latinoamericana, tenés un proyecto que se llama Música en tus manos. Nos podés contar un poco de qué se trata?

Crecí hablando en español y siempre he querido  trabajar y hacer proyectos con la comunidad latina. En Filadelfia tenemos más del 12 por ciento de latinos y he ganado una beca de la Fundación  Knight Arts Challenge  para empezar el proyecto y lo hemos continuado todos estos años, desde el 2013. En el  proyecto lo que hacemos es tocar música clásica y popular de España y Latinoamérica en nuestros conciertos. A su vez, tenemos colaboraciones con organizaciones en la comunidad latina para introducir la música, incluyendo estudiantes, y hemos tocado con ellos, tanto niños, como adultos para acercar la música de cámara a la comunidad latina. Me gusta mucho hacer eventos bilingües también.

Tenés una estrecha relación con la música contemporánea, con tu grupo Dolce Suono Ensemble realizan muchos estrenos.

Tengo que decir cómo flautista, desafortunadamente, no tengo tanta música como las cuerdas o como el piano para música de cámara y siempre me ha encantado tocar música de muchos estilos, y eso es lo que hacemos con Dolce Suono Ensemble. Tocamos música del Barroco y también hemos estrenado más de 55 obras en 15 años. Es para crecer y aumentar el repertorio de flauta en diferentes conjuntos de música de cámara. 

Como te contaba antes sobre mi interés en la historia, los proyectos a veces tienen un tema de la historia o de la cultura en general. También aniversarios de compositores como Mahler y Schönberg o proyectos con arte .

También tengo un dúo con el pianista Charles Abraham y un trío de flauta, chelo y piano.

¿Cuál crees que es la importancia de tocar la música de nuestro tiempo?

Para mí es algo muy importante, no solo para aumentar el repertorio. Disfruto y aprendo muchísimo del contacto con los compositores. Cuando trabajamos y comisionamos obras es muy lindo ver una pieza nacer. Para los públicos también es interesante ver que la música clásica es algo que vive, que crece, y que siempre estamos añadiendo obras nuevas.

Cualquier compositor que toquemos -ya sea Mozart, Poulenc o alguien vivo de hoy- tiene un vocabulario en la partitura que tenemos que aprender. Una corchea para Poulenc es diferente que para Debussy. Y cuando un compositor está vivo podemos preguntarle cómo interpretar la música. Eso me interesa mucho.

También me gusta trabajar con compositores jóvenes, lo he hecho con estudiantes de Curtis, con mis colegas y ahora con mi conjunto, donde tenemos un concurso y hemos tocado obras de chicos de 13 a 20 años. Realmente muy jóvenes.  Fue interesante tocar sus piezas, hablar con ellos.

Sos muy activa como intérprete en distintas formaciones, conciertos con orquesta, flauta sola… también das clases. ¿En qué te sentís más a gusto?

La variedad que tengo en mi vida es muy importante, tocar con orquestas, recitales y música de cámara; tener diferentes contactos con colegas, con público y con estudiantes. Realmente me encanta todo, escoger es muy difícil. Mi maestro siempre dijo que “su obra favorita era la obra que estaba tocando en ese momento” y yo trato de tener esa filosofía también. Tener el espíritu de curiosidad y energía para todo lo que hago y de verdad es una gran dicha poder ser música. Estoy muy agradecida de poder compartir música.

¿Hay algo más que te gustaría comentar especialmente o acerca de tus próximos proyectos?

Es un gran placer estar presentando esta gira con Curtis Institute, me encantan las piezas que estamos tocando en el programa. Comenzamos con música Latinoamérica de un compositor mexicano y Villalobos, también Mozart y Brahms que desafortunadamente no me escribieron nada (risas).

Por último, y teniendo en cuenta que comenzaste muy joven, ¿qué consejos para flautistas y para jóvenes estudiantes podrías compartir?

Yo siempre he seguido mi propio camino como artista y afortunadamente mi familia y mis maestros me apoyaron en eso de ser yo misma. Creo que es importante que los artistas jóvenes también sigan su propio camino para poder ser músicos satisfechos después; porque de veras la carrera de música es muy difícil, hay muchos retos y tenemos que trabajar muy duro. Por eso, es muy importante que estemos siguiendo el camino adecuado para nosotros, que nos va a brindar ese sentido de satisfacción.


www.mimistillman.com

https://www.curtis.edu/

https://www.curtis.edu/performances/on-tour/upcoming-tours/latin-america-2021/latin-america/#ESP


Ver más entrevistas: https://musicaclasica.com.ar/categoria/entrevista/

 

Leer anterior

“Historia de un soldado” de Igor Stravinsky

Leer siguiente

La Filarmónica de Buenos Aires junto al pianista Tomás Alegre por streaming