Martha Argerich y su debut en el Teatro Colón

“Semana del Piano” en homenaje a Martha Argerich

Hoy es una verdad de perogrullo soltar que Martha Argerich es una de las grandes intérpretes de piano de la historia. Pero todas las personas tienen que dar sus primeros pasos, incluso hacia la grandeza. 

Para celebrar el cumpleaños de ésta prominente pianista nos proponemos repasar su debut en el Teatro Colón. Este gran evento, en su vida y en la del Teatro, no escapa a la lógica del resto de sus logros, atravesados por su intensa capacidad artística y la admiración que genera. 

Imaginemos por un momento esa vivacidad, esa fuerza y sensibilidad en los dedos de una niña de 11 años… porque esa es la edad que Argerich tenía cuando se puso frente a la batuta de Washington Castro en el escenario de nuestro primer coliseo. 

“Se presenta por primera vez en el Teatro Colón, la niña pianista María Martha Argerich, nacida en Buenos Aires el 5 de junio de 1942”.

 

Así comienza la biografía presente en el programa de mano. Sí, incluso con el error en el año de nacimiento: ella nació realmente en 1941

Pero el resto de los datos que se consignan son correctos y sorprendentes: a su corta edad ya tenía en su haber conciertos en los que interpretó obras de Bach, Couperin, Mozart, incluso sonatas de Beethoven. 

Se destaca un concierto que dió en el 47’ en el Teatro Astral, donde interpretó los conciertos en re menor K. 476 de Mozart y el No. 1 de Beethoven bajo la dirección de Vicente Scaramuzza (profesor de la niña prodigio), acompañada por la Orquesta de la Asociación del Profesorado. A todo esto se suman dos giras por el interior del país

Con el tiempo dirá Martha que su madre fue determinante en su carrera desde sus inicios, eligiendo cuidadosamente los profesores y conciertos de la niña.

 

¿Con qué obra estrenó el escenario colonero a los 11 años? 

Nada menos que con el concierto en la menor Op. 54 de Schumann, obra que la acompañó el resto de la carrera. Esa velada se completó con la sinfonía No. 4 de Beethoven, el Pericón de Luis Gianneo, y la suite de ballet La giara de Alfredo Casella.

El resto de la historia ya la conocemos: sola o acompañada sobre el escenario Martha, María Martha, es la pianista que conquistó el mundo a base de una técnica sólo equiparable a su propia sensibilidad. 

Tocó, ganó, dejó todo, volvió a tocar otra vez, ganó otra vez. Desarrolló un temperamento único, que le permitió hacer una carrera de la misma calidad. 

Hoy evade la soledad en el escenario, y va dejando detrás (como migas de pan) dúos y conciertos maravillosos con la compañía que ella considera deseada.

Queda nada más por disfrutar de sus interpretaciones y desearle más años de música, por su alegría y la nuestra.

 

Virginia Chacon Dorr

 


Leer también: 

Martha Argerich en un recital de antología brindado en 1969 en el Teatro Colón

Entrevista a Martha Argerich, Alan Kwiek, Graciela Reca y Mauricio Vallina

 

Leer anterior

Caminos argentinos, de Marina Calzado Linage Trío.

Leer siguiente

Bloody Daughter, Martha Argerich bajo la mirada de su hija Stéphanie