Joyce DiDonato: “Sé que nuestra música prosperará en el futuro.”

Fue una de las primeras en realizar un concierto vía streaming desde el living de su casa, luego de que comenzaran las cancelaciones y suspensiones de conciertos en todo el mundo debido al COVID-19. En esta entrevista conversamos con ella sobre su actualidad, el mundo de la música post pandemia, su compromiso social y su paso por nuestro país donde brindó un exquisito concierto en lo que fue uno de los puntos altos de la temporada 2019. Mientras recordamos con añoranza tiempos mejores y nos preguntamos si algún día volverán, los invitamos a leer y conocer más sobre esta gran artista de nuestro tiempo.

 

Por Maxi Luna. Entrevista completa en la edición #12 de la revista Música Clásica 3.0 , publicada en mayo de 2020.

¿Cómo estás pasando esta situación de cuarentena a nivel humano y artístico?

Siento que todos hemos sido empujados a un campo de entrenamiento budista inmersivo de emergencia, donde debemos vivir en silencio y no tenemos más remedio que aceptar el momento presente. ¿Saldremos todos iluminados después de esto? ¡No sería eso encantador! Como la mayoría de los artistas, siento la incertidumbre y la ansiedad, me falta tener la oportunidad de conocer al público a través del escenario. Pero también estoy escuchando la aparente invectiva de la “Madre Naturaleza” para entrar y permanecer en silencio. Es una orden extraña para un cantante, pero no creo que sea tan extraño para un ser humano, y me estoy permitiendo ser eso por el momento. 

No estoy viendo televisión, estoy absolutamente sin consumir las noticias, solo estoy pasando tiempo en la naturaleza, en silencio y disfrutando de la oportunidad de aprender cómo no estar entretenida o distraída. Ahora, cuando escucho música, adquiere una calidad mucho más profunda, ¡Y estoy agradecida por el recordatorio de todo esto!

Fuiste una de las primeras en realizar conciertos en streaming desde tu casa. ¿Cómo fue esa experiencia?

Fue completamente improvisado y sucedió en un instante. Nuestra cancelación llegó un jueves y envié la invitación el viernes. Estábamos en  el Living de mi casa el domingo, justo antes de que todos nos dispersáramos a nuestras diversas casas, y fue algo completamente “hecho en casa”, pero se sintió muy conmovedor. Fue una especie de lanzamiento al retiro para todos nosotros. (Qué apropiado era Werther, ópera que se trata sobre el aislamiento y el no poder conectarse realmente).

¿Qué otros proyectos te mantienen conectada de alguna manera con el público ahora que los conciertos no son posibles?

De hecho, aprovecho la oportunidad para conectarme más profundamente conmigo misma, con mi familia y amigos en este momento en particular. Este es un lujo que nunca he tenido debido al trabajo intenso que he mantenido durante los últimos 21 años de actuación, y tomé la decisión desde el principio de que este momento único e histórico es algo que trataría de vivir al máximo de esa forma. 

En lugar de buscar mucha conexión pública, estoy disfrutando de largos días de tiempo privado. Por otro lado, he tratado de seleccionar las formas de contribuir también a mi comunidad y a la sociedad. Todos necesitamos apoyo y esfuerzos concertados para avanzar en este momento, pero también siento que necesitamos aprender a encontrar esa fuerza vívidamente dentro de nosotros mismos. Quiero hacer mi parte para apoyar a los demás lo mejor que pueda, pero también quiero aprovechar este tiempo tranquilo para considerar realmente cómo quiero salir y qué quiero devolver en el escenario cuando todos regresemos.

No estoy completamente segura de que será “lo de siempre”. Creo que necesitaremos mucha innovación en el futuro y quiero el espacio para escuchar lo que debe ser.

¿Cómo crees que será el regreso a la vida artística después de que pase la pandemia?

No podría decirlo, pero no estoy preocupada. Sin duda será diferente. El arte siempre está cambiando, siempre está forjando nuevos caminos, siempre está presionándonos para mirar más profundo e ir más allá. Tal vez había una complacencia que había entrado en nuestros sentidos artísticos, y ahora nos han recordado con fuerza lo PRECIOSO que es esta conexión y cuánto debemos respetarla y alimentarla. Si hacemos esto, imagino que los resultados serán asombrosos.

¿Y a nivel humano y social?

En mi vida nunca he visto una mayor oportunidad de cambio. Y un cambio para mejor. La pregunta es: ¿Qué tan valiente será? ¿Tendremos el coraje de cambiar las comodidades y la gratificación instantánea por el trabajo más duro, pero en última instancia más satisfactorio que se avecina para que podamos construir un mundo más equitativo, humano y caritativo que honre cosas como “gracia” y “paz” y ” amabilidad”? Ya sabes, esas pequeñas cosas que cuando estamos en nuestro lecho de muerte son las únicas que importan. Estamos drásticamente fuera de balance y esta posibilidad de reinicio es probablemente la última que recibirá nuestra especie.

Te vi en el 2019 en el Teatro Colón con “En guerra y paz”, un espectáculo muy particular, que personalmente me pareció excelente. ¿Cómo surgió la idea y cuál es el mensaje que buscabas transmitir?

No creo que mi mensaje previsto pudiera haber sido mucho más claro: la guerra es el camino hacia la destrucción total y la paz es lo que todos buscamos en última instancia. Entonces, ¿cómo podemos manifestarlo ahora, en medio de todo este caos?

¿Crees que este tipo de propuestas sirven para atraer nuevas audiencias? ¿Qué otros proyectos tenés o crees que se pueden hacer al respecto?

Para ser honesta, no sé si mi prioridad es atraer nuevas audiencias, sino desafiar, recompensar y estimular a las audiencias que realmente quieren estar allí. Quiero invitar a la gente a profundizar, experimentar y sentir el poder curativo y transformador de la música. Confío en que aquellos que necesitan estar allí y escucharlo vendrán.

Antes de la pandemia, ¿cómo veías el mundo de la ópera? ¿Crees que existe una tensión entre conservadores e innovadores?

¡Siempre! Y este equilibrio no es necesariamente malo. Necesitamos mentes prácticas para mantener las cuentas fiscales y también al público. Pero cada obra maestra en nuestro repertorio fue creada por un innovador. Punto. ¡Así que no tengo miedo de enfurecerme de forma radical y salvaje para ver qué nuevas obras maestras llegarán!

Leí que cuando eras niña querías ser maestra. ¿Qué papel juega la enseñanza en tu vida?

Tengo una gran pasión por comunicarme, por llegar a las personas y conectarme con ellas. Siento que ese llamado es lo que siempre me lleva de vuelta al escenario, a las clases magistrales, a las charlas en línea, etc. Me siento obligada a recordarles que no están solos y como dice la canción perfecta de Strauss: “Que en la mañana, el sol subirá”. Siempre lo hace.

Realizás muchos programas sociales en Nueva York, Grecia, África. ¿Cómo surgió esta preocupación? ¿Creés que la música puede desempeñar un papel transformador?

Sé que es transformador. He visto restaurar la dignidad humana ante mis propios ojos, literalmente ha salvado la vida de las personas. Ha dado propósito a otras vidas que parecían perdidas o irrelevantes. La música, cuando se eleva por encima del nivel de deporte competitivo, nos conecta con algo mucho más grande que nosotros y trae un elemento de lo “divino”, algo completamente fuera de nosotros mismos. 

Por ejemplo, cuando el conde pide perdón a la condesa al final de Le Nozze di Figaro (Mozart), y aunque uno no comprenda una sílaba del italiano, sentimos una conexión con algo completamente superior a nuestro propio estado. Las lágrimas llegan, el silencio abunda, nos sentimos en contacto con la parte más profunda de nosotros mismos. Esto es algo que el espíritu humano anhela y siempre buscará. Así que sé que nuestra música prosperará en el futuro.

Esta nota se escribió para nuestra revista digital Música Clásica 3.0 del mes de mayo 2020.

Leer anterior

Ballet Clásico y Contemporáneo, Banda Sinfónica y Coro

Leer siguiente

Resultados optimistas para la vuelta a los conciertos presenciales