Gustavo Dudamel y la banda sonora de la nueva película de Spielberg

La nueva película de Steven Spielberg, una revisión del clásico West Side Story, ha contado con una banda sonora original a cargo de Gustavo Dudamel.

 

En palabras del director de cine Steven Spielberg, la banda sonora compuesta por Leonard Bernstein para el musical Amor sin barreras (en inglés West Side Story) ha sido tan determinante en la historia de Estados Unidos que, desde su estreno en Broadway en 1957, “ha ayudado a definir la identidad musical” de ese país.

Además, recuerda Spielberg que sus padres lo ponían a ver Conciertos para jóvenes, con Leonard Bernstein. “Eran míticos”.

Volviendo a la película, Bernstein incorporó en la partitura de Amor sin barreras jazz, bebop y ritmos latinos como mambo y chachachá, lo que dio como resultado una portentosa obra musical que ocupa un lugar privilegiado en la historia de la cultura occidental. Pero había un inconveniente que muestra la primera partitura: carece de salsa.

 La primera vez que Bernstein escuchó salsa real en su vida fue un año y medio después de acabar West Side Story. “Sus hijos me lo contaron”, dice Spielberg en una entrevista para el diario El País. “Me dijeron que él mismo reconocía haber cometido el fallo de no haber introducido más música latinoamericana en la obra”. 

Por eso tuvo que poner remedio a esa carencia. La clave fue elegir quién se hacía cargo de la banda sonora. Quién debía insuflar una nueva interpretación a la partitura en la que retumbara el ADN latino. 

El gran John Williams, nombre inseparable del cine de Spielberg, su gran consejero y colaborador musical, le dio la solución: contar con el director venezolano Gustavo Dudamel. 

“Tal como me pidieron los herederos de Bernstein, así se lo trasladé a Gustavo: ‘¿Puedes meter más salsa en esta película?’ Así que él y David Newman, que se encargaron de los arreglos, introdujeron a unos cuantos puertorriqueños en la escena del baile en el gimnasio para aumentar la potencia de la salsa en todo”.

Por su parte, Gustavo Dudamel dijo: “Su llamada ha sido una de las más importantes de mi vida. No solo porque he aprendido muchísimo, sino porque he ganado un amigo, un mentor, una especie de padre”.

 

Establecieron una complicidad inmediata. Spielberg no perdió detalle del trabajo que hizo Dudamel: “Le seguí con mi cámara de vídeo mientras dirigía en el Manhattan Center a la New York Philharmonic —la orquesta de Bernstein, por cierto— durante una semana entera. Se entregó en cuerpo y alma a la grabación de la música. Me fijé en su lenguaje corporal, aportó nuevos valores a los miembros de la orquesta, no sólo al dirigir, sino en cómo concebía cada canción. Les explicaba punto por punto su parecer, su interpretación. Les aportaba contexto y así les motivó de una manera alucinante”, comentó el cineasta.

La apuesta no podría ser más afortunada. Dudamel, quien recibió el Premio Leonard Bernstein en 2014 es, sin duda, quien ha ofrecido las más importantes interpretaciones de las danzas sinfónicas de Bernstein. El actual director de la Filarmónica de Los Ángeles (LAPhil) solía cerrar muchos de sus conciertos con “América”, uno de los temas emblemáticos de Amor sin barreras. 

Para la grabación de esta obra, los arreglos de la partitura estuvieron a cargo de David Newman, quien cuenta con una nominación al Oscar y de la compositora Jeanine Tesori, ganadora del Premio Tony, quien trabajó en las voces del reparto. LAPhil y de la Filarmónica de Nueva York ejecutaron las piezas bajo la batuta de Dudamel.


Fuentes:

https://www.milenio.com/espectaculos/cine/gustavo-dudamel-responsable-banda-sonora-amor-barreras

https://elpais.com/cultura/2021-12-19/steven-spielberg-en-estados-unidos-no-hemos-sido-capaces-de-reconciliarnos-del-todo-desde-la-guerra-civil.html

Leer anterior

Pablo Saraví: «No hay que perder la pasión”

Leer siguiente

Nueva edición de la revista Música Clásica 3.0

Más publicaciones