El Lago de los Cisnes por la compañía Jorge Amarante

El Lago de los Cisnes irrumpe en la escena teatral presentando una visión y estética moderna gracias a la compañía Jorge Amarante.

El Lago de los Cisnes: la misma historia, pero la compañía de Jorge Amarante logra mostrar el oscuro trasfondo.

 

TEATRO EL NACIONAL- El Lago de los Cisnes (Música: Piotr Ilich Tchaikovsky – Versión coreográfica: Jorge Amarante)

Reseña por Luz Lassalle

 

El lago de los cisnes desde los ojos de Jorge Amarante, quien se anima a mostrar la realidad cruda – despojada del romanticismo poético del ballet del siglo XIX-, en donde la mujer convertida en cisne, bella, etérea y frágil, es la cruel representación de la mujer sometida, privada de su libertad, manipulada y sumisa.

El coreógrafo logra interpelar el viejo libreto manteniendo la misma historia, pero develando el oscuro trasfondo. El lenguaje de movimiento elegido para esta puesta es el neoclásico con mucho de danza contemporánea, y una impronta de técnica contact. De esta manera reutiliza la grandiosa música de Tchaikovsky y logra romper con toda la estructura académica de las coreografías de repertorio que son distintivas de este renombrado ballet.

En esta reversión podemos ver de manera explícita lo que siempre se dio por sobrentendido. Por ejemplo, el rapto de Odette en la primera escena, un escalofriante dúo perfectamente logrado, con impecable técnica y exquisita interpretación por Sofía Menteguiaga y Nahuel Prozzi. También se aprecia en el trabajo interpretativo de las bailarinas, sumado a trabajo kinético, en donde el sufrimiento y su lucha por la liberación quedan en primer plano, lejos de mostrar a bonitos cisnes sufrientes.

PH: MÁXIMO PARPAGNOLI

 

No podemos dejar de mencionar la famosa variación ícono de este ballet, el pas de quatre, donde se vislumbra la buena técnica y la extrema coordinación entre las cuatro bailarinas con múltiples recursos coreográficos; en esta oportunidad los cisnes no están encadenados como en el pas original pero la sincronización entre las cuatro intérpretes (Sabina Álvarez, Manuela Lavalle, Oriana Scheidegger y Agostina Sturla) para llevar adelante este cuarteto es de destacar.

El famoso mago captor Von Rothbart (Nahuel Prozzi) parecería haber ganado en malicia y perversidad, dotado de una técnica de movimiento implacable, sólida y una presencia escénica imponente. El papel de Sigfrido interpretado por el bailarín Lisandro Casco, quien supo acompañar de manera clara y precisa a Sofía Menteguiaga, la bailarina elegida para el papel principal de Odette/Odile que deleitó al público con la calidad propia de una gran figura. Dotada de una gran destreza técnica e interpretativa que se hizo ostensible durante las diferentes variaciones, solos,
dúos o grupos. El pas de deux junto a su compañero Lisandro tuvo una gran calidad escénica que no dejó detalle por resolver: las levantadas, los giros, los port de bras de índole contemporánea, las posiciones y equilibrios dignos de admirar.

 

Ficha técnica:

Música: PIOTR ILICH TCHAIKOVSKY
Coreografía, vestuario y puesta en escena: JORGE AMARANTE
Asistente coreográfico: ANALÍA SOSA GUERRERO
Diseño de iluminación: MARTÍN REBELLO

Producción general: KARINA BATTILANA
Producción ejecutiva: RITA GONZÁLEZ DEL SOLAR
Operador de iluminación: CHRISTIAN RICHARDS
Realización de vestuario: STELLA MARIS LÓPEZ
Fotografía: MÁXIMO PARPAGNOLI

Leer anterior

Fin de la temporada del Teatro Colón

Leer siguiente

Último concierto del año de la Sinfónica Nacional junto al Coro Polifónico Nacional

Más publicaciones