El hogar de los éxitos de Verdi está en venta

Descendientes del compositor libraron una batalla legal por el destino de la herencia.

A comienzos de la década de 1850, Guiseppe Verdi (1813 – 1901) se convirtió en el operista italiano más interpretado con títulos populares como Il trovatore y Rigoletto. En 1851, el compositor y la cantante que fue su segunda esposa, Giuseppina Strepponi, decidieron radicarse en una casa de campo al norte de Italia. Hoy en día, Villa Verdi se vende.

La casona está ubicada en Sant’Agata di Villanova, a pocos kilómetros de Le Roncole, pueblo natal de Verdi. En un principio, estuvo habitada por los padres del músico, quien se trasladó a partir de la muerte de su madre y vivió allí por cincuenta años.

Varias generaciones después, la finca está en manos de los Carrara Verdi, cuatro hermanos descendientes de la prima menor del compositor, Maria Filomena Verdi. Durante los últimos veinte años, la familia estuvo atravesada por litigios debido a los elevados costos para mantener la propiedad, que desembocaron en el estado actual de la herencia.

De museo a subasta.

Desde el 2010, la vivienda funciona como museo. Los visitantes pueden apreciar el parque de numerosas hectáreas y recorrer algunas habitaciones. Angiolo Carrara Verdi, gestor de la propiedad, comentó al medio italiano Libertà que cumplió el deseo del compositor al mantener la casa activa y habitada.

Durante su vida, Verdi se preocupaba por gestionar sus terrenos y realizó varias ampliaciones de la estancia, frecuentada por personalidades artísticas de la época. Strepponi falleció en el lugar en 1897 y, si bien no sucedió lo mismo con su esposo, una de las salas del museo contiene los muebles de la Habitación 157 del hotel donde murió Verdi en 1901.

La situación actual es descrita por Carrara Verdi como un “desagradable desenlace” ya que el tratamiento futuro de la Casa Museo es incierto. No se descarta la posibilidad de que la propiedad sea subastada y que el Estado italiano participe en la adquisición.

Ph. foto de portada: Pavel Špindler.

Leer anterior

Mira las mejores imágenes de Nabucco en el Teatro Colón

Leer siguiente

De obstinaciones y nostalgias, del guitarrista y compositor Maxi Luna

Más publicaciones