Bucharest Symphony Orchestra – Fromanger – Wos – Szlenkier: Una capsula de fuerza y pasión.

/src/media/images/blog%203/_MG_9603-iloveimg-resized-iloveimg-cropped.jpg


Ph.: Enrico Fantoni

 

La noche del 6 de noviembre era lo que sucedía luego de la presentación de la programación de la temporada 2018 de Nouva Harmonía el pasado martes 31 en el Teatro Coliseo, y que manera de ratificar lo imprescindible de este ciclo en el consumo de música clásica del más alto nivel en la Ciudad de Buenos Aires. 

Si bien ya estamos a costumbrados a entrar a una sala y a un ciclo variado y diverso, no sé si todos estaban preparados para la inmensidad que se vivió esa noche. De esa forma, recibimos el primer lunes de noviembre y que maravillosa manera de salvar la semana. 

Los protagonistas:
Bucharest Symphony Orchestra
Bajo la Dirección del Mtro. Bonoît Fromanger.

Joanna Wo?. Soprano

Tadeusz Szlenkier. Tenor. 

El Repertorio

George Enescu: Rumanian Rhapsody Nr. 1

Tenor: Una furtiva lacrima (Donizetti, L’elisir d’amore)
Soprano: Casta Diva… ah bello a me ritorna (Bellini, Norma)

Tenor: E lucevan le stelle (Puccini, Tosca)
Soprano: Quando men vo (Puccini, La Bohème)

Tenor: Che gelida manina (Puccini, La Bohème)
Soprano: Mi chiamano Mimi (Puccini, La Bohème)
Duet: O soave fanciulla (Puccini, La Bohème)

Giuseppe Verdi: Ouverture to „La forza del destino“

Soprano: È strano (Verdi, La Traviata)
Tenor: Lunge da Lei… dei miei bollenti spiriti (Verdi, Traviata)
Duet: Parigi o cara (Verdi, Traviata)

Duet:   Addio! Speranza ed anima sol tu sarai per me (Verdi, Rigoletto)
Tenor: Addio fiorito asil (Puccini, Butterfly)
Duet: Bimba dagli occhi (Puccini, Butterfly)

Pjotr I. Tschaikowsky: Nutcracker Suite, op. 71 A

 

Con una propuesta de repertorio ya bastante amigable (y simplemente adorable), podía quedar claro que la íbamos a pasar bien, pero luego, este director, luego esa orquesta y luego esos intérpretes. 

Salen al escenario los jóvenes apasionados músicos de la Bucharest Symphony Orchestra, las mujeres con vestidos hermosos de colores muy llamativos y telas brillantes, que lejos de ser este un comentario fashion-banal, ya daban pie a sumergirse en un mundo liderado por Enescu, Verdi, Puccini, Donizetti y Bellini en una Italia de hace unos cuantos siglos atrás. Una Orquesta que con pisar el escenario venía gritando con fuerza. Se ubican en su refrescante formación y esperan a su doblemente avasallante director, entre los respectivos aplausos del público porteño. 

El director con una amplia e innegable formación bajo los más destacados directores contemporáneos, es una máquina con un motor poderoso y a su vez sensible. Cuando pasas toda tu vida conociendo y entendiendo a las orquestas y sus dinámicas, hay códigos interpretativos que entendés a simple vista, Fromanger dirige con el alma, la expresividad le sale del pecho, es innegable e incontrolable todo lo que puede transmitir este ex solista, que entiende a la perfección lo que es la interpretación esplendorosa, y lo demuestra con su orquesta. 
 

Así comienza a desarrollarse una noche de lujo, que suma la brillante interpretación del tenor Tadeusz Szlenkier y la soprano Joanna Wo?. La frecuencia con la que se disfruta este repertorio o con la que tenemos la oportunidad de deleitarnos con interpretaciones operísticas, nos puede generar una especie de subestimación en la espera, y que afortunadamente se disipó por completo una vez se pudo sentir, entender y recibir la gran calidad de la entrega de ambos. 

El color y la tesitura de la soprano polaca, es envolvente y el sumamente delicado manejo técnico, convirtió el repertorio y la noche entera en una joya. Por su parte, la compenetración de Szlenkier con el público, la orquesta y su compañera, no hizo sino resaltar su indiscutible y encantador talento con un empoderamiento brillante del repertorio.

El concierto fue uno de los más largos de la temporada, pero pareciera que, por primera vez en el ansioso público asiduo a los ciclos, no quería que terminara. Tal parece que el mix de la grosísima orquesta (en sonido y color), el carismático director, los intérpretes y el repertorio, encapsularon (finalmente) la atención y el respeto del público, disminuyendo notablemente la interrupción constante por los efectos colaterales de gripes y resfríos, para deleitarnos 100% en el escenario con la música, como debe hacerse siempre, en plena entrega y desconexión del entorno. 

Con un pequeño ajuste en el orden del repertorio en la segunda parte del concierto y un cierre esplendoroso de la suite del Cascanueces de Tchaikovsky, la orquesta reforzó esa idea de grandeza que nos había dejado con la interpretación del, ya suficientemente romántico y apasionado, repertorio italiano. 

Con muchísimo respeto, el director dedicó la “Forza del Destino” a las víctimas del atentado en Manhattan y la Argentina, como una muy linda muestra de solidaridad y empatía. 

Esperemos con muchísimas ansias otra visita de esta magistral orquesta y ojalá se vengan armados con un potente repertorio ruso, que nos deje encerrados, nuevamente, en esa capsula maravillosa de pasión e interpretación.

 

Por Lic. Nahomi Martínez.

Leer anterior

Fino e hipnótico Rossini en el bicentenario del Teatro Real de Madrid

Leer siguiente

Entrevista a Mischa Maisky y su hija Lily